miércoles, 21 de noviembre de 2012

Traje eclesiástico





Esta es la orden de servicio confirmada recientemente en el Vaticano, siguiendo las disposiciones impartidas por Juan Pablo II en una carta del 8 de septiembre de 1982 al entonces cardenal vicario de Roma Ugo Poletti: "La cura dell'amata diocesi di Roma..."

La nueva circular, que lleva fecha del 15 de octubre de 2012 y ha sido hecha pública durante el último sínodo de los obispos, está firmada por el cardenal secretario de Estado Tarcisio Bertone, que la ha escrito, se lee, "por venerado encargo", es decir, por indicación de Benedicto XVI.


"EN OBSEQUIO AL DEBER DE EJEMPLARIDAD..."


Desde el Vaticano, 15 de octubre de 2012

Eminencia / Excelencia Reverendísima,

Con la presente deseo llamar Su atención sobre la importancia de la disciplina inherente al uso cotidiano del traje eclesiástico (hábito talar o "clergyman") y religioso, como determinado por la normativa en materia y según las motivaciones ilustradas y explicitadas en su tiempo por el Beato Juan Pablo II en la Carta al Cardenal Vicario de Roma del 8 de septiembre de 1982.

En un tiempo en el cual cada uno está especialmente llamado a renovar la conciencia y la coherencia de la propia identidad, por venerado encargo, pido a Su Eminencia / Excelencia que cortésmente asegure la observancia de cuanto indicado más arriba por parte de todos los eclesiásticos y religiosos en servicio en este Dicasterio/Tribunal/Oficina/Vicariato, recordando el deber de llevar regularmente y con dignidad el propio traje, en cualquier estación, también en obsequio al deber de ejemplaridad (en cursivo en el original - ndr) que incumbe, sobre todo, a quienes prestan servicio al Sucesor de Pedro.

El mismo ejemplo de quienes, investidos con la dignidad episcopal, son fieles al uso cotidiano del hábito talar que les es propio durante el horario de oficina y se convierten en estímulo explícito para todos, también para los Episcopados y para cuantos vienen de visita a la Curia Romana y a la Ciudad del Vaticano.

Aprovecho además para recordar, con el fin de evitar así la incertidumbre y asegurar la debida uniformidad, que el uso del traje ordinario es requerido en la participación de cualquier acto en el cual esté presente el Santo Padre, como también en las Asambleas Plenarias y Ordinarias, las Reuniones Interdicasteriales, la acogida de las Visitas "ad limina" y las distintas convocatorias oficiales de la Santa Sede.

Agradecido por la colaboración, aprovecho esta ocasión para presentarle mis respetuosos y cordiales saludos.

De Su Eminencia / Excelencia,

devotísimo en el Señor

+ Tarcisio Card. Bertone

Secretario de Estado

CIUDAD DEL VATICANO, 19 de noviembre de 2012 – 

No hay comentarios:

Publicar un comentario