domingo, 7 de marzo de 2010

Legionarios de Cristo

Episcopado mexicano ante el caso del padre Marcial Maciel


Publicamos el comunicado que ha emitido el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, monseñor Víctor René Rodríguez Gómez, obispo Auxiliar de Texcoco, sobre las últimas tristes revelaciones en torno a la vida del padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo:


En relación a las noticias en radio, prensa y televisión sobre el caso del padre Marcial Maciel y ante la insistencia de un pronunciamiento por parte de la Conferencia del Episcopado Mexicano, nos unimos a la intención de los miembros de la Congregación de los Legionarios de Cristo para hacer posible y conocer la verdad en torno a diferentes situaciones del la vida de su Fundador que como Iglesia nos apena y duele.
Nos solidarizamos con las personas que han sufrido estos abusos y pedimos se haga justicia tanto en los casos relacionados con la Iglesia como con otros sectores de la sociedad civil que bien, han quedado impunes o pasan desapercibidos ante estos crímenes abominables.

Esclarecer la verdad, no significa que se pueda contaminar la Visita Apostólica que el Santo Padre Benedicto XVI, ha solicitado a algunos Pastores de la Iglesia Católica para ayudar a la Congregación de los Legionarios de Cristo a salir de estos dolorosos acontecimientos, que han golpeado internamente a la Institución, a las personas involucradas y a todos los miembros que colaboran en la Legión; por el contrario, como lo han expresado los mismos Legionarios de Cristo, lo importante es ser veraces y compartir la pena y sufrimiento, con todos los que vivieron aquella difícil situación.

Nos unimos en oración al Santo Padre, a los Legionarios de Cristo y a las personas que hubieran podido ser afectadas por la conducta del P. Marcial Maciel para que el Padre de los Cielos los reconforte.


CIUDAD DE MÉXICO, sábado 6 de marzo de 2010 (ZENIT.org).-

Los obispos visitadores concluirán en marzo

Este miércoles la congregación ha informado en su página web (http://www.legionariesofchrist.org) que el secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, ha comunicado al padre Álvaro Corcuera, director general de la Legión de Cristo, que los obispos que están realizando una visita apostólica por indicación del Papa concluirán su encargo "hacia mediados del próximo mes de marzo de 2010".

"Entonces presentarán sus informes al Santo Padre. Los pasos a seguir después de la entrega de los informes y la fecha de la conclusión de la visita apostólica dependen de la Santa Sede", según explica el comunicado de la congregación.

El anuncio tiene lugar después de que a inicios de diciembre se reunieran los cinco visitadores apostólicos y otros miembros de la Curia Romana.

La visita apostólica se realiza por decisión del Papa después de que en el mes de febrero la congregación confirmara que en la vida de su fundador, el padre Marcial Maciel, había hechos gravemente incompatibles con la moral católica.


La Congregación pide perdón por el escándalo

Algunos aspectos de la vida del padre Marcial Maciel eran incompatibles con el sacerdocio, ha afirmado un portavoz de la congregación religiosa.

"Nos apena profundamente toda ofensa que hayan podido ocasionar las acciones del padre Maciel a la Iglesia y a sus miembros. Pedimos perdón por el escándalo que esto ha provocado", ha afirmado Jim Fair en una declaración concedida a ZENIT.

Fair, portavoz de los Legionarios de Cristo en los Estados Unidos, ha revelado a los periodistas que "se han conocido algunos hechos de la vida de nuestro fundador que son sorprendentes y que para nosotros son difíciles de comprender".

Ha confirmado que el sacerdote mexicano, fallecido el año pasado y sepultado en su ciudad natal de Cotija, tenía una relación con una mujer de la que habría nacido una hija.

El portavoz de la Legión de Cristo en Roma, el padre Paolo Scarafoni, explicó que no podía dar más detalles por respeto a la vida privada de las personas afectadas.

Respondiendo a la pregunta sobre la hipótesis de que la Legión renuncie a considerar al padre Maciel como su fundador, Fair observó que no se busca reescribir la historia: "Es y será siempre el fundador de la Orden. Independientemente de cuáles hayan sido las debilidades humanas del padre Maciel, nos sentimos agradecidos por haber recibido el carisma a través suyo".

"Uno de los misterios que todos nosotros vemos en la vida es que Dios hace el bien con instrumentos humanos imperfectos", añade.

Pete Vere, prestigioso canonista estadounidense, autor de numerosos textos y manuales sobre el Código de Derecho Canónico, ha explicado a ZENIT que la Legión no tiene necesidad de renunciar a su fundador.

"Ser honestos sobre el fundador, admitir que ha cometido errores, y que hizo cosas por motivos equivocados, y que quizá algunas acciones eran negativas... Pienso que este tipo de apertura y transparencia permitirá [a la Legión] seguir adelante", constató.

"Visto el alcance que tiene la Legión y considerando su importancia en la Iglesia, la Legión es algo positivo", aclara.

El padre Marcial Maciel fundó los Legionarios de Cristo en 1941 y renunció a la reelección como director general en 2005. Le sucedió en el cargo el padre Álvaro Corcuera.

En mayo de 2006, después después de haber sometido los resultados de una investigación sobre algunas acusaciones, la Congregación para la Doctrina de la Fe "decidió --teniendo en cuenta tanto la edad avanzada del reverendo Maciel como su débil salud-- renunciar a un proceso canónico e invitar al padre a una vida reservada de oración y penitencia, renunciando a todo ministerio público".

En esa ocasión, la nota vaticana reconocía "con gratitud el benemérito apostolado de los Legionarios de Cristo y de la asociación 'Regnum Christi'".

En el mundo hay unos 800 sacerdotes legionarios de Cristo y 2.500 seminaristas. El movimiento de apostolado "Regnum Christi", fundado por el padre Maciel, está conformado por unos 70.000 miembros, jóvenes y adultos, diáconos y sacerdotes.

ROMA, jueves 5 de febrero de 2009 (ZENIT.org).-




No hay comentarios:

Publicar un comentario